Don Luis de Toledo, III señor de Salmoral

Duruelo y Mancera


Santa Teresa de Jesús

A mediados del siglo XVI, la Orden del Carmen vivía la mitigación de la Regla primitiva por la Bula del Papa Eugenio IV desde los difíciles momentos de la peste negra que asoló Europa en 1432.

Teresa de Jesús reforma el Carmelo abrazando la mayor austeridad de la  Regla primitiva, reinstituyendo los tres votos del clero regular (obediencia, castidad y pobreza) y en agosto de 1562, funda el primer Carmelo Descalzo femenino en Ávila.

La Santa en el año 1568 acude a de Duruelo a apoyar la fundación del primer convento  masculino de la Orden reformada de los Carmelitas Descalzos. En España reinaba Felipe II.

" ... El camino a Duruelo a finales de junio fue largo y duro. Duruelo era una finca de labor, con unas pocas casas donde habitaban los campesinos que la explotaban. La casa que les habían cedido a la Orden estaba arruinada. Allí se trasladarán, el joven Juan de Santo Matia (san Juan de la Cruz) y el prior de Medina, el padre Antonio de Jesús Heredia que se había descalzado ... " (Santa Teresa de Jesús. El Libro de las Fundaciones. Ediciones del Carmelo)


San Juan de la Cruz

El 28 de noviembre de 1568 se celebra la primera misa en aquel "portalito de Belén, que no parece cosa mejor..."(Las Fundaciones).

Estos primeros carmelitas desde Duruelo predicaban en los lugares próximos, tuvieron una buena acogida y conocieron la generosidad de estas gentes:

"... Iban a predicar a muchos lugares, que están por allí comarcanos sin ninguna doctrina (que por esto también me holgué se hiciese allí la casa; que me dijeron, que no había cerca monasterio), ni de dónde tenerla, que era gran lástima. En tan poco tiempo era tanto el crédito que tenían, que a mí me hizo grandísimo consuelo cuando lo supe. Iban, como digo, a predicar legua y media, dos leguas, descalzos (que entonces no traían alpargatas, que después se las mandaron poner), y con harta nieve y frío; y después que habían predicado y confesado, se tornaban bien tarde a comer a su casa. Con el contento, todo se les hacía poco. De esto de comer tenían muy bastante, porque de los lugares comarcanos los proveían más de lo que habían menester..." (Santa Teresa de Jesús. El Libro de las Fundaciones. Ediciones del Carmelo)


"Iban a predicar a muchos lugares, que están por allí comarcanos"
Visión idealizada de la obra Vita Mystici Doctoris Sancti Joannis
a Cruce. Venecia 1748

D. Luis de Toledo, hijo de D. Juan de Toledo y casado con Dª Isabel de Leyva. Fue el III señor de las Cinco Villas. Amigo del padre Antonio de Jesús Heredia, ofrece a los Carmelitas un lugar mejor en Mancera de Abajo, que era entonces cabeza del señorío y donde residía el noble, el padre Antonio de Jesús acepta y D. Luis les construye un convento a sus expensas en Mancera. La comunidad religiosa se traslada el 11 de junio de 1570, con gran solemnidad y gran asistencia de gentes de los lugares próximos.

" La procesión recorrió la legua larga que hay desde Duruelo por aquel campo florido. La alegría de los vecinos de Mancera y de otras villas circunvecinas fue muy grande, y no menor la tristeza de los de Duruelo." (Tiempo y Vida de San Juan de la Cruz)

San Juan de la Cruz va como maestro de novicios y el padre Antonio, prior. Nos lo cuenta también santa Teresa en Las Fundaciones:

"....y venían allí a confesar algunos caballeros que estaban en aquellos lugares, adonde los ofrecían ya mejor casa y sitios. Entre éstos fue uno don Luis, señor de las Cinco Villas. Este caballero había hecho una iglesia para una imagen de Nuestra Señora, cierto, bien digna de poner en veneración. Su padre la envió desde Flandes a su abuela, o madre (que no me acuerdo cuál), con un mercader. Él se aficionó tanto a ella, que la tuvo muchos años, y después, a la hora de la muerte, mandó se la llevasen. Es un retablo grande, que yo no he visto en mi vida (y otras muchas personas dicen lo mismo) cosa mejor. El padre fray Antonio de Jesús, como fue a aquel lugar a petición de este caballero, y vio la imagen, aficionóse tanto a ella, y con mucha razón, que aceptó de pasar allí el monasterio. Llámase este lugar Mancera. Aunque no tenía ningún agua de pozo, ni de ninguna manera parecía la podían tener allí, labróles este caballero un monasterio conforme a su profesión, pequeño, y dio ornamentos: hízolo muy bien."
(Santa Teresa de Jesús. El Libro de las Fundaciones. Ediciones del Carmelo)

La Santa visitó varias veces los conventos. La tradición popular cuenta en Salmoral que cuando visitaba Mancera solía hospedarse en nuestro pueblo, en un mesón que existía en la antigua calle Mesones (hoy calle José Antonio).

D. Luis de Toledo tuvo dos hijos Enrique e Isabel que tomaron los hábitos carmelitas. Su primogénito D. Pedro de Toledo y Leyva heredó el mayorazgo y título de señorío y obtendrá como veremos el marquesado de Mancera.

Artículo siguiente