La Edad Media

Los desastres del siglo XIV

Las tierras de castilla y León durante el siglo XIV fueron sacudidas por grandes catástrofes, malas cosechas, accidentes climatológicos y en especial las distintas oleadas de peste bubónica que mermaron la población de forma muy considerable.


Campesinos medievales del Libro de Montería
de Alfonso XI de Castilla. Palacio Real de Madrid

La Crónica de Alfonso XI nos habla de la epidemia de peste de 1348 : "... fue la primera et grande pestilencia que es llamada mortandad grande ... en las partes de Francia et de Inglaterra, et de Italia, et aun en Castiella, et en Leon, et en Extremarura, et en otras partidas".

El propio rey Alfonso XI muere víctima de la plaga en el asedio de la plaza de Gibraltar contra los moros. "Alfonso ovo una landre y murio".


Alfonso XI del Libro de los Retratos de los
Reyes de España. Museo del Prado

La hambruna y la enfermedad dejaron la población muy reducida, en las Cortes de Valladolid de 1351 se alude repetidamente a la escasez de brazos para trabajar la tierra en todo el reino. Aumentó el número de despoblados, algunas aldeas quedaron casi sin población y los supervivientes se trasladaron a otras aldeas o ciudades llevándose con ellos el osario de sus antepasados y la pila bautismal, práctica habitual en las crisis demográficas de la Edad Media.

Salmoral debía ya tener una cierta entidad o no se vio muy afectado por los desastres, el caso es que pudo persistir, lugares muy próximos como Domingaluin (Migalvin) o Duruelo se despoblaron en esta época.

El proceso de señorización

La señorización para un territorio significaba la dependencia de la tierra y sus moradores. El señor administraba justicia y cobraba  impuestos sin dar cuentas al rey; solía ser propietario de elementos comunes que explotaba en monopolio, tales como molinos, horno, peso, etc; tenía también ciertos derechos sobre las personas que debían formar en sus huestes y contribuir a trabajos en sus sernas. A lo largo de la Edad Media la Chancillería de Valladolid se llenará de memoriales de agravios elevados por los concejos por los abusos de sus señores.

En el siglo XIV la Iglesia también ha ido acaparando tierras mediante donaciones, testamentos y obras pías, en el becerro abulense de 1303 abundan las propiedades de la catedral de Ávila en las distintas aldeas del obispado. Incluso se llegan a constituir señoríos eclesiásticos como Cantalapiedra o Paradinas.

Pero la señorización en esta zona tiene en general un carácter laico, cualquier signo de debilidad del poder real se traduce en favores a determinadas familias, las comunidades de villa y tierra pierden su papel y las cesiones por parte de los concejos aceleraran el proceso. La comarca se constituirá en un mosaico de señoríos laicos.


Huestes castellanas

Desde el siglo XII Malpartida pertenecía al marqués de la Poza.

Enrique II concedió en 1375 la mitad de Peñaranda a Nuño Núñez de Villasán, la otra mitad era del montero mayor del rey, D. Pedro González Contreras. Lo cierto es que hacia el siglo XV D. Álvaro Dávila es el I señor de Peñaranda.

Santiago de la Puebla fue donado en 1282 por Alfonso X a Alba de Tormes y después a Dª Beatriz de Portugal, con el tiempo volvería a Alba pero terminaría en señorío del duque de Sessa.

Salmoral y Mancera de Abajo son -como hemos visto- abulenses y la tierra de Ávila también está viviendo un rápido proceso de señorización. El concejo de Ávila ya en 1290 elevó una queja a Sancho IV: "que avíe muchos donadíos de heredamientos por cartas suyas et del concejo que se tornauan en gran danno del término de Ávila" . El rey ordenó revisar tales cartas.

Mucho debió calar el proceso de señorización en la tierra de Ávila pues Juan II (1453) promete que no entregará en señorío Ávila y su Tierra.

“ E quiero e mando que, desde agora para syenpre jamás, no pueda ser la dicha çiudad e su tierra ... apartada de mí nin de la corona rreal ... nin pueda ser cambiada nin dada nin vendida ... nin en otra qualquier manera enajenada” (Archivo del Asocio de Ávila, Legajo 56, nº 124)

El momento de la entrega en señorío de Salmoral está por determinar, probablemente fue una de las donaciones de Enrique IV a D. García, conde de Alba por el apoyo de éste a su causa. Lo cierto es que Salmoral figura como uno de los bienes del testamento de D. García Álvarez de Toledo (1488) que pasan a su hijo D. Pedro, como veremos.

En la farsa de Ávila (1465) el príncipe D. Alfonso en es proclamado rey por una facción nobiliaria en contra de su hermanastro Enrique IV; D. Alfonso mandaba levantar las horcas y oficios de justicia de lugares de señorío de Alba. Duros eran ser los signos del señorío.

"Sepades que yo soy informado que don Enrrique, rrey que fue de los dichos rregnos, fizo merçed a don Garçía conde de Alba de Tormes, mi vasallo, de çiertas aldeas e lugares e vasallos de la dicha çibdad en grand perjuyzio e daño e detrimento della e de la corona rreal de los dichos mis rregnos; el qual dicho conde por virtud de la dicha merçed tomó e ocupó la posesión de los dichos vasallos e aldeas e lugares, e puso en ellas justiçia e forcas. La qual dicha merçed el dicho don Enrrique non pudo fazer, segund las leys de los dichos mis rregnos, nin valió, nin las dichas aldeas e lugares podieron ser exernidas nin apartadas de la dicha çibdad segund los previllegios a ella otorgados por el rrey don Johán, mi señor e padre, que santo parayso aya, et por los otros rreys de gloriosa memoria, mis progenitores, et porquel dicho don Enrrique juró de conservar e guardar los previllegios e derechos de lasç ibdades e villas e lugares destos rregnos, et, al tienpo que en la dicha çibdad yo fui rresçebido por rrey e señor de los dichos rregnos e señoríos, yo juré de vos guardar los dichos previllegios.

Et asy, por esto conmo porque asy cunple a mi serviçio que las çibdades de mis rregnos et las tierras e vasallos dellas estén juntas e non se dividan nin aparten, por ende por la presente vos mando que vayades o enbiedes a los dichos lugares e aldeas quel dicho conde de Alva tiene tomadas e ocupadas a la dicha çibdad e quitedes e derribedes las forcas que en ellos tiene fechas et puestas, et qui? las justiçias e ofiçios que asy puso e continuedes vuestra posesión de los dichos lugares e aldeas et todo lo otro que en las dichas aldeas e lugares teníades e vos pertenesçía antes quel dicho conde de Alva tomase la dicha posesión. Et mando a los conçejos e vezinos e moradores de las dichas aldeas e lugares que agora e de aquí adelante cunplan los mandamientos de vos, el dicho conçejo, jus? e rregidores de la dicha çibdad, et vengan a
vuestros llamamientos e enplazos et fagan todas las otras cosas que fazían e eran tenudos de fazer antes quel dicho don Enrrique feziese dellas merçed al dicho conde de Alva.

Et non fagades nin fagan ende ál por alguna manera, so pena de la mi merçed e de privaçión de los ofiçios e confiscaçión de los bienes de los que lo contrario fiziéredes para la mi cámara.

Dada en la dicha çibdad, de Avila, a días del mes de junio, año del nasçimiento del nuestro
salvador Ihesuchristo de mill e quatroçientos e sesenta e çinco años."

( Archivo del Asocio de Avila. Legajo 56, nº 113)

La horca y el rollo eran signos señoriales, se ponían en la plaza del pueblo y perduraron hasta que las Cortes de Cádiz ordenaron retirar todo signo de vasallaje (1813), sin embargo los mayores de Salmoral aún recuerdan la piedra del rollo que permaneció en la Plaza hasta principios del siglo XX. Parece que era de graníto y tenía labradas figuras a cincel. Según cuentan, sus piedras se aprovecharon para reformar el tapial del corral Concejo y hoy estarían cubiertas de una capa de cemento.

El Libro de los Veros Valores de 1458

En 1458 reina Enrique IV, es un periodo de anarquía y luchas entre nobles ante la debilidad del poder real. La ciudad de Constantinopla ha sido conquistada definitivamente por los turcos; la pérdida supuso una convulsión en la Cristiandad. El papa Calisto III expide una bula para recaudar dinero y reconquistar la emblemática ciudad. El Libro de los Veros Valores del Obispado de Ávila de 1458, es un códice sacado a la luz por el profesor D. Ángel Barrios García, quien nos dice: "...se trataba de averiguar los ingresos de todos los clérigos abulenses y de todos lo centros religiosos que tenían intereses y cobraban rentas en la diócesis abulense, con el fin de que, conocidos aquellos, se puedan reunir alguna cantidad de dinero, cuyo montante nos resulta desconocido, la cual, a través de unos determinados colectores eclesiásticos, sería enviada a Roma. Con este dinero, junto con el recaudado en otros muchos obispados, la intención pontificia, según la bula antes mencionada, era la de proseguir la guerra contra el turco".

El libro nos ofrece una visión de las rentas de la Iglesia en nuestro pueblo, incluso con nombres de personas.

"Libro e manual e registro del verdadero valor annuo de los réddictos e proventos de la iglesia e fábricas, benefiçiados e canónigos de la cathedral de Avila e de las otras iglesias e monesterios, clerezía e órdenes e ospitales e hermitas e logares piadosos de toda la iócesis de Avila que, segund la continencia e tenor de la bulla del subsidio apostólica que nuestro señor el papa Calisto Tercio inpuso para la prosecuçión de la guerra del turco, son tenidos, segund los proventos e quantidat que frutifican sus bienes spirituales e distribuçiones cothidianas, contribuyr e pagar, presentó en forma juramento por cada uno de los dichos contribuyentes e canónigos “de fideliter ac legaliter dicendo e declarando veritatem sive modernum verum e certum valorem e contra dolo e cavillacionem quibuslibert anno remotis”.

 Et primero la iglesia de Avila e señores deán e cabillo, canónigos, personas e benefiçiados della e succesive de todas las otras iglesias, monesterios e píos lugares de la dicha çibdad e arciprestadgo de Avila.
.....
Diego López tiene el benefiçio de Salmoral, tierra de Avila; vale en todas cosas, sacado el capellán, II M LX.
La sacristanía de Salmoral frutifica a Juan Sánchez, sacristán della, en todas cosas cosas DC X.
.....
La iglesia de Salmoral renta en todas cosas I M D C XX II.
....
Juan Garçia Florentín, capellán del benefiçio curado del dicho Salmoral, de su salario e pie de altar e aventuras e otras cosas I M L.
....
La sacristanía del dicho lugar de todas cosas DC LXXX.
La capellanía del dicho logar Salmoral, que sirve el dicho Juan Garçía Florentín, do todas cosas vale D L.
Item el benefiçio del dicho lugar que tiene arrendado Pero Gonçález por doss mill e quinientos maravedís, el qual es de (en blanco).
La media ración que tiene Pedro de (en blanco) en Salmoral vale en todas cosas I M DC LXXX."

Artículo siguiente