Los orígenes de Salmoral

El topónimo Salmoral

El topónimo Salmoral, según distintos autores, derivaría de Salmuriale término latino que hace referencia a la salinidad y mala calidad de las aguas. Aunque no pueda corroborarse con hallazgos arqueológicos, el origen latíno del topónimo nos permite pensar en un primer asentamiento humano anterior a la formación de la lengua romance, y anterior por tanto, a la repoblación que creó la aldea medieval. No parece cierta la creencia popular de que Salmoral tomó su nombre por ser lugar donde se salaban carnes para los ejércitos de Flandes, en una época muy anterior -siglo XI- aparece Salmoral en distintos documentos, como veremos.

"En el dominio lingüístico castellano abundan topónimos del tipo Salinar, Salinero, Salobral, etc.; todos ellos hacen referencia a la abundancia de salitre y a las características salobres de las aguas. Pero hay otros topónimos que se refieren a la misma circunstancia de una manera más enmascarada porque son menos transparentes: p.e., .... Salmoral, Salmorales...."

"Salmoral .. procede de SAL MURIA   `salmuera, agua salitrosa´  a través del abundancial *SALMURIALE ( si fuera una creación romance sería * Salmueral, y no Salmoral)" (Antonio Llorente Maldonado de Guevara. Los topónimos españoles y su significado.)


"... Se comprende que los pobladores del XI-XII en la seca meseta, como antes los caballeros y pastores, atendiesen en los campos nuevos, tanto o más que a las circunstancias del relieve, a las aguas. Son pocas las aldeas fundadas con alusión a las estancadas de distintas categorías:... Con referencia a la calidad de las aguas y de algunas tierras en Ávila hay unas aldeas: Aguasal, Salinas, Salmoral, Salobral. " (J.González La Extremadura Castellana al mediar el siglo XIII)


"MORALES: ... Así se refieren al salitre, al carácter salobre de las aguas los topónimos siguientes:
Salabroso (Val), Salobral, Salmoral, San (Sal) Morales. Éstos dos últimos proceden de sal muria, salmuera, agua salitrosa a través de Salmuriale, que si fuera una creación romance habría evolucionado a Salmueral. ..." (Ignacio Coca Tamames. Diccionario de toponimia con especial referencia a topónimos salmantinos. Salamanca Revista de Estudios Nº 43, 1999.)



Diccionario de Autoridades. 1726-1739. Biblioteca Virtual RAE

Los linguistas apuntan otro dato importante, Salmoral ha conservado inalterado su nombre, siempre se ha llamado así. Al menos desde el siglo XI el topónimo aparece inalterado. Sólo apuntar como curiosidad que en las Repuestas Generales del Catastro de Ensenada de 1752 figura el nombre de SAN MORAL, seguramente por error del copista. También en el Diccionario Geográfico de D. Sebastían Miñano de 1826, figura SAL-MORAL.

"...Pues bien, a D. Manuel García Blanco debemos, asimismo, el descubrimiento de otra etimología popular en la toponimia salmantina: se trata de San Morales nombre de un pueblo que se halla a catorce kms. de la capital de la provincia, antiguamente  Sanmorales y primitivamente   Salmorales,  es decir,  `terrenos salmuerosos,  terrenos salitrosos´plural de Salmoral (>SALMURIALE) nombre de otro pueblo de la provincia que, por cierto, se ha conservado inalterado sin haber sufrido los embates de la etimología popular. Al haber convertido Salmorales en San Morales  ha aparecido un presunto santo, un santo espurio o apócrifo, que no aparece en ningún santoral, ni siquiera en el Año Cristiano de Fray Justo Pérez de Urbel. " (Antonio Llorente Maldonado de Guevara. Los topónimos españoles y su significado.)

Primeras civilizaciones

Nuestra comarca está habitada desde muy antiguo y los vestigios de las primeras culturas salpican los alrededores.

El Paleolítico dejó su huella en Tejares de Macotera con un hacha bifaz del período Achelense. Puntas de flecha y hachas pulimentadas se hallaron cerca de la ermita de San Blas de Santiago de la Puebla.

La Edad del Bronce dejó registros arqueológicos en Valdearenas, Santiago de la Puebla y El Castillo Alaraz

También en Alaraz (Ocuestos) hay presencia de la Edad del Hierro. Algunos restos de cerámica, puntas de flecha y otros objetos en Santiago de la Puebla.

En la romanización de Hispania esta zona se integró en de Lusitania, dentro del Conventus Emeritensis y de este periodo son abundantes los hallazgos, como El Fresnillo en Macotera; en Mancera de Abajo, en Las Eras, se halló un platillo de tierra sigilata naranja con el sello del alfar de procedencia. En Bóveda hay vestigios romanos en El Plantío, El Canto y Los Hornos.


Mapa de Hispania Romana. Editado en 1849

En Mancera de Arriba se encontraron los restos de una importante villa romana del Bajo Imperio, cabecera de un latifundio agrario; la tradición en Salmoral atribuye el descubrimiento a un labrador que con su arado destapó uno de los mosaicos.

D. Antonio García Boizó en el "Inventario de los castillos, murallas, puentes ... que se puede tener noticia en la provincia de Salmanca" reseña: Mancera de Abajo: en las tierras de este término se han encontrado mosaicos con figuras geométricas algún tanto toscas (romanos). Debe tratarse de un error y referirse a los hallazgos romanos de Mancera de Arriba (Ávila).

En Santiago de la Puebla se han registrado restos visigodos por vecinos de la localidad, un broche de cinturón de cobre y un adorno de un pectoral de una armadura. También de este periodo hay algún vestigio en la ermita del Cristo de Alaraz.

En Salmoral no tenemos registros arqueológicos oficiales, aunque si algunos hallazgo por particulares de escaso interés, alguna moneda romana y otros objetos.

"Poco sabemos del primer poblamiento de la zona, salvo que efectivamente estuvo habitada desde el Paleolítico (yacimientos Río Poveda en Cantalpino y Tejares en Macotera). Aquel primitivo «homo habilis» evolucionó perfeccionando su utillaje hasta la invención del bronce (Valdearenas y El Castillo, respectivamente en Santiago de la Puebla y Alaraz) y del hierro (Los Ocuestos en Alaraz).
La romanización debió producir honda transformación en el modo de vida de nuestros antepasados a juzgar por la relativa abundancia de descubrimientos arqueológicos de este período descubiertos. Aunque falte aún una catalogación y estudio completo de los mismos, está certificado su asentamiento en Alconada (San Vicente del Río Almar), Bóveda (El Plantío, El Canto y los Hornos), Huerta (Los Bebederos), Macotera (Fresnillo) y Mancera de Abajo (Las Eras).
El actual partido judicial de Peñaranda fue testigo, asimismo, de la invasión de los « pueblos bárbaros» que darían al traste con el asentamiento romano. De esteperíodo se han recuperado —o están en vías de recuperación— algunos restos visigodos en Alaraz (Ermita del Cristo), Alconada (San Vicente del Río Almar) y Huerta (Río Poveda). A partir del siglo VIII serían los árabes, en su irrefrenable afán de conquista divina, los que nos dejarían su esmerada y profusa huella en el arte y en la toponimia de nuestros pueblos; su presencia la sentimos aún hoy a través de nombres como Babilafuente, Alaraz o Aldeaseca de la Frontera."
(Ana Carabias. Tierra de Peñaranda Apuntes para una historia por hacer)

Artículo siguiente