Andrea Chaito y Basi Mortera,
en la fuente vieja de la alameda